primi sui motori con e-max

HIPÓLITO MEJIA PRESIDENTE CONSTITUCIONAL DE LA REPÚBLICA DISCURSO PRONUNCIADO EN LA APERTURA DE LA CUMBRE EXTRAORDINARIA DE LAS AMÉRICAS

12 de enero de 2004
Monterrey, México

Excelentísimo Señor Vicente Fox, Presidente de la República Federal de México.
Excelentísimos Señores Presidentes y Jefes de Estado.
Excelentísimos Señores Cancilleres y Delegados.
Señoras y Señores:

Agradezco al pueblo y al Gobierno de México, en la persona de su Presidente, Excelentísimo Señor Vicente Fox, por la calurosa bienvenida y la amable hospitalidad que nos brinda su hermoso país.

La celebración de esta Cumbre Extraordinaria de las Américas es una magnifica oportunidad para abordar, de forma directa y franca, temas vitales para el futuro de nuestras naciones, por lo que felicitamos sinceramente al Presidente Bush, por su convocatoria.

En nuestra región no podemos esconder el hecho irrefutable, de que la esencia de la democracia, en la mayoría de nuestros países, está permanentemente amenazada, por causa de las desigualdades sociales.
La democracia por sí misma sin aportar solución a los problemas cotidianos de los pueblos es insuficiente para garantizar una gobernabilidad política estable y duradera.

Como insuficientes son las frías cifras del crecimiento económico, si éstas no se traducen en bienestar para las personas, especialmente para las familias históricamente excluidas del progreso humano.
El crecimiento económico es una condición necesaria, pero no suficiente para mejorar el bienestar de las personas.

En muchas de nuestras naciones la economía ha registrado importantes progresos, y sin embargo, la precaria condiciones de vida y las desigualdades sociales permanecen como fenómenos generalizados.

En nuestros países, además de estabilidad macroeconómica, se necesitan políticas públicas activas que contribuyan a mejorar la distribución del ingreso, la educación, la salud, la alimentación, la vivienda, la igualdad de género, la sostenibilidad ambiental y el ingreso familiar, factores todos fundamentales para superar las condiciones de pobreza en que viven amplios segmentos de nuestros pueblos.
Desgraciadamente, las metas que se imponen nuestros gobiernos se ven frecuentemente incumplidas debido a la existencia de factores adversos, tanto en el plano nacional como en el internacional.

En el ámbito nacional estamos impulsando cambios institucionales que además de maximizar la eficiencia económica, tienen el propósito de promover la justicia social y aliviar la pobreza.

Estos cambios fundamentales para la construcción de sociedades más justas, chocan frecuentemente con la incomprensión y el rechazo de sectores tradicionales de nuestras sociedades, que se niegan a perder los privilegios que a través de la historia han disfrutado.
En el contexto internacional, la liberalización del comercio de bienes y servicios, el movimiento de capitales, y la cooperación técnica y financiera, son temas cruciales que requieren una justa y equilibrada solución para que las metas sociales y económicas de nuestras naciones puedan alcanzarse.
Nuestro Gobierno tiene una gran confianza en que los procesos de integración regional y globalización de las economías ayudarán a elevar el bienestar de la población siempre y cuando se tenga en cuenta las particularidades de cada país y se respete el principio de que el mejor acuerdo es aquel en que todos ganan.
Tenemos la obligación de evitar que la apertura comercial y la globalización sean fenómenos que profundicen la pobreza y la inequidad social.

La comunidad internacional no puede permitir que las dificultades económicas interfieran con los planes de inversión social en las naciones pobres, porque es esta inversión la que determina el desarrollo humano de nuestros pueblos y también la tranquilidad y la paz necesaria para el progreso económico y la gobernabilidad política.

Por esta razón, entendemos que se necesita más que nunca el entendimiento y la flexibilidad de las instituciones financieras internacionales, para responder de manera oportuna a los requerimientos y desafíos que enfrentan los países en el marco de una economía globalizada, con un escenario internacional en constante y rápida evolución.

La solución a los problemas del terrorismo, a los conflictos políticos existente en diversas partes del mundo y a la pobreza constituyen tareas impostergables que requieren del compromiso y voluntad de las naciones y sus líderes políticos.

En este sentido, nuestra administración está comprometida, de manera activa, con los esfuerzos que hace la región, dirigidos a conseguir avances prácticos, sobre los temasque componen la AGENDA INTERNACIONAL, bajo el convencimiento de que las naciones y sus líderes podemos hacer mucho para reducir la pobreza, disminuir los conflictos y garantizar la seguridad y la prosperidad a todos nuestros ciudadanos.


Muchas gracias por su atención.

 

 

primi sui motori con e-max