primi sui motori con e-max

Discurso pronunciado por el excelentísimo presidente señor Hipólito Mejía en la gran cena anual de asociación de exportadores
16/10/2002


Señor Samir Rizek Presidente de la Asociación de Exportadores

Distinguidos miembros de la mesa de Honor

Amigos exportadores

Señoras y señores:

Nuevamente acudo a esta cita anual de los exportadores dominicanos, atendiendo a la amable invitación de laAsociación Dominicana de Exportadores.

 


Siempre me he sentido orgulloso de mis vínculos con este pujante sector y con mi presencia aquí deseo reiterar el compromiso de nuestro Gobierno con los objetivos y propósitos de esta organización.

 


Nuestro país tiene un gran potencial exportador, y con voluntad política y el esfuerzo de nuestros sectores productivos podemos hacer grandes avances en el campo del comercio internacional.


Como presidente de la Republica estoy consciente que mejorar el volumen y el valor de nuestra exportación de bienes es uno de los mayores desafíos que enfrenta la Nación.


La economía dominicana ha sido calificada recientemente por organismos internacionales como una de las mas dinámicas y sólidas del hemisferio.


Esta afirmación se basa en indicadores reales. El crecimiento esperado en el presente año oscila entre el 4 y el 5%, acompañado de una baja tasa de inflación.


Este comportamiento será uno de los mejores de la región y constituye el noveno año consecutivo que nuestro país tiene el crecimiento promedio de América Latina.


Los fundamentos de nuestra economía están sanos y el gobierno y sus instituciones financieras están comprometidos con la estabilidad y la transparencia macroeconómica.


Quiero que el país lo oiga bien. Desde el gobierno no haremos nada ni permitiremos que ningún sector introduzca elementos, de la naturaleza que sean, que puedan afectar el clima de estabilidad macroeconómica que disfruta la Nación. La actuación responsable y sin populismo es el primer gran aporte que podemos hacer al crecimiento económico. Es cierto que la economía del país esta expuesta a las dificultades que provienen del exterior.


Los efectos del 11 de septiembre en el turismo y el impacto de los precios del petróleo, han puesto a prueba la capacidad de la Nación para enfrentar con éxito los choques económicos que se originan fuera de nuestro territorio.


El país esta saliendo a flote precisamente por la diversificación ocurrida en nuestras fuentes generadoras de divisas en los últimos años.


El turismo, las zonas francas, la inversión extranjera y las remesas de los dominicanos que residen en el exterior han sido fundamentales para asegurar el dinamismo económico de nuestro país, en un ambiente de relativa estabilidad cambiaria.


Sin embargo, reconozco que aun estamos muy lejos de aprovechar todo potencial exportador de bienes procesados que tiene la Republica Dominicana. Es de alta prioridad para nuestro progreso económico y social la generaciones de divisas a partir de la producción local, ya que es lo único que garantiza un desarrollo sostenible, aún bajo condiciones externas adversas.


Entiendo que ha llegado el momento de poner la mayor atención posible a la expansión de nuestros sectores productivos con vocación exportadora. El año pasado, en este mismo foro, se habló de la necesidad de lanzar un plan de desarrollo nacional a largo plazo, al que se comprometieran todos los sectores de la vida nacional.


El gobierno que encabezo respaldo esa propuesta con la creación del Consejo Nacional de Competitividad y el diseño del plan correspondiente.


Y no tengo la menor duda que los exportadores son la piedra angular de ese plan. Por ello he incluido en el Consejo Nacional de Competitividad al Centro Dominicano de Promoción deexportaciones, a la Oficina para la Promoción de las Inversiones de la Republica Dominicana y a la Asociación Dominicana de Exportadores.


También hemos designado un nuevo Director Ejecutivo de CEDOPEX, con el mandato de convertir a esa institución en un instrumento eficiente y dinámico al servicio de la empresa nacional.


De igual manera estamos impulsando una mayor coordinación de la política de promoción de inversiones con la promoción de exportaciones. El objetivo es atraer inversiones orientadas a la exportación y con capacidad de incorporar insumos nacionales a la manufactura de los bienes finales.


Esperamos con esa integración promover el encadenamiento de los procesos productivos a través de los llamados CLUSTERS.


Nuestras principales exportaciones, hoy día, provienen del sector de zonas francas, observándose una significativa reducción de las exportaciones basadas en producción nacional. Factores, tanto de orden interno como externo, han incidido en este comportamiento. Por muchos años las políticas macroeconómicos locales penalizaban las exportaciones de productos tradicionales, lo que se agregaba a los bajos precios prevalecientes en los mercados internacionales de nuestros principales rubros de exportación.


En las presentes circunstancias estamos obligados a cambiar esa realidad. Soy partidario de que se creen las condiciones para que la industria nacional reciba incentivos similares a los que han permitido al sector de zonas francas alcanzar el nivel de desarrollo y fortaleza que tiene.


Es todo el país y sus instituciones el que tiene que hacerse competitivo, para que nuestras empresas y nuestros productos tengan la capacidad de insertarse en los mercados internacionales.


Debemos trabajar para propiciar el surgimiento de una cultura exportadora entre los empresarios, los trabajadores y la administración publica. La creación de una cultura exportadora además de estimulo de políticas macroeconómicas favorables y la presencia de un gobierno facilitador, requiere de la existencia de empresarios dispuestos a la innovación y a los riesgos de los mercados internacionales.


Obviamente que para potenciar esa cultura se requiere de la acción conjunta y mancomunada de gobierno y empresarios.


Por eso propongo una alianza estratégica que se asegure llevar a la practica cuantas medidas se requieran, para garantizar la incursión de manera exitosa de nuestro país en los mercados internacionales, y aprovechar sus múltiples oportunidades.


El Gobierno esta en disposición de asumir el compromiso de trabajar hombro con hombro con el sector exportador para crear las condiciones necesarias que permitan hacer de la Republica Dominicana un ejemplo de éxito en el comercio internacional.


Nuestra propuesta se fundamenta en:


El fomento de empresas con alto valor agregado y que contribuyan a diversificar la oferta exportable; El aprovechamiento de los instrumentos de libre comercio que el país ha suscrito y otros en proceso denegociación Intensificar la promoción de forma sostenida de los productores dominicanos en el exterior; Poner en ejecución un conjunto de acciones prácticas de apoyo a los exportadores.


Es importante llamar la atención que basado en los acuerdos comerciales que hemos suscrito con muchos países del área, estos países empiezan a incrementar sus exportaciones hacia nuestro territorio, sin observarse un comportamiento similar de nuestras exportaciones hacia esas naciones.


Este podría ser el peor escenario que ocurriera. Por esta razón he instruido al Director del CEDOPEX crear un mecanismo permanente de consulta con el sector empresarial del país que asegure que dispondremos de productos y condiciones para beneficiarnos de los acuerdos que suscribimos.


Las exportaciones tradicionales dominicanas consisten fundamentalmente en materia prima del agro, entre las que se destacan el azúcar crudo y sus derivados, el café verde y el cacao crudo en grano.


Todos estos rubros disminuyeron su contribución en la generación de divisas, al pasar de un 39.8% de las exportaciones nacionales en el 1992 a un 19.0% en el 2001. Sin embargo, las exportaciones no tradicionales (agropecuarias, agroindustriales, industriales y artesanales) han aumentado de forma significativa pasando de un 24.2% a un 59.6% en el mismo período.


Esto nos indica que debemos reorientar la producción nacional y ofertar productos con mayor valor agregado.


Es vital continuar impulsando la diversificación de la oferta exportable y ganar mayores espacios en los mercados internacionales.


El éxito alcanzado en la exportación de vegetales chinos, y de café, cacao y banano orgánico, respaldan este planteamiento y son la prueba más elocuente de la capacidad emprendedora de los productores nacionales.


A título de ilustración podemos citar la Empresa Exportadora Oba, del señor Kenzy Oba, la cual exporta vainita larga o china, cundeamor chino, musu chino, musu taiwanes, tindora o pepinillo, berenjena china, berenjena hindú, mango verde, hojas de yautía y hojas de limoncillo, hacia Canadá, Inglaterra y Estados Unidos, por un valor de 1.2 millones de dólares al año.


Eso es diversificación de la oferta exportable Con esta meta el gobierno está asegurando cada vez mayores mercados para nuestros bienes a través de la suscripción de acuerdos de libre comercio y otros esquemas de acceso preferencial como el de Cotonou para el mercado europeo y la ampliación de la iniciativa para la Cuenca del Caribe para Estados Unidos.


La República Dominicana tiene el potencial de abastecer a las islas del Caribe, suplir la demanda de los mercados étnicos de los dominicanos residentes en el exterior y competir ventajosamente con bienes similares procedentes de la región.


Ya están en vigencia los Acuerdos de libre Comercio con CARICOM y Centroamérica. En estos momentos estamos negociando un acuerdo de libre comercio con Canadá y Panamá y hemos lanzado igual propuesta a los Estados Unidos.


El Centro Dominicano de Promoción de Exportaciones está contratando los servicios de reconocidas firmas de asesoría, con la finalidad de ayudar a los exportadores a identificar los mercados en los cuales nuestros productos pueden insertarse de manera competitiva.


Asimismo, de acuerdo a los nuevos lineamientos contemplados en el Proyecto de Desarrollo y Fortalecimiento Institucional estamos ejecutando una serie de actividades promocionales con el fin de ofertar en los mercados internacionales los productos dominicanos y de fomentar la cultura exportadora.


En los próximos días, por ejemplo, estaremos participando en Toronto, Montreal y Ottawa (Canadá) en una misión de empresarios dominicanos interesados en establecer relaciones comerciales con empresarios canadienses.


Igualmente, estamos organizando la participación de la República Dominicana en la Feria Internacional de la Habana que se llevará a cabo del 3 al 10 de noviembre y en la cual están representados más de 60 países.


La República Dominicana estará presente con una amplia delegación de empresas del sector exportador y con una muestra de productos diversos tales como: productos agrícolas e industriales, alimentos procesados, fertilizantes, muebles y textiles, entre otros.


Para el año 2003, el calendario de eventos incluye la asistencia a 10 ferias y exposiciones en los mercados de Alemania, Holanda, Canadá, New York, Miami y Las Vegas en Estados Unidos; Centroamérica e importantes islas del Caribe, entre ellas Puerto Rico y Cuba.


Quiero exhortar a los exportadores dominicanos a incorporarse de manera activa a estas actividades, cuyo objetivo es brindarles la oportunidad de hacer negocios.


También es una gran oportunidad para palpar la tendencia de los mercados en cuanto a la calidad de los productos, tipos de empaque, nuevas regulaciones, etiquetado, precios, volúmenes demandados y conocimiento de la competencia.


Estamos organizando para el próximo año 15 misiones comerciales de empresarios exportadores dominicanos hacia Estados Unidos, Europa, Centroamericana, y las diferentes islas del Caribe, atendiendo a los acuerdos bilaterales de intercambio comercial suscritos.


La apertura comercial es una realidad insoslayable para nuestro país y lejos de buscar excusas para desconocerla, debemos aunar esfuerzos y voluntades para enfrentarla exitosamente.


Tenemos que ir a la conquista de los nuevos mercados del Caribe y Centroamérica y poner atención a nuestra preparación para el gran desafío que representa el Area de Libre Comercio de las Américas (ALCA) prevista para entrar en vigencia en el año 2005.


Aprovecho para felicitar la activa incorporación de los empresarios dominicanos a este gran proyecto, y les anuncio que una delegación del país estará presente en el Foro Empresarial de las Américas, efectuarse en Quito, Ecuador del 30 de Octubre al 1ro. de noviembre próximo en el marco de la reunión ministerial que se realizará en la ocasión.


En cuanto a la promoción de las exportaciones, he mencionado ya las acciones que estamos tomando en la organización de misiones promociónales y eventos. Pero cuando hablo de una estrategia de promoción de exportaciones me refiero a mucho más.


He instruido al CEDOPEX para que, conjuntamente con otras instituciones del sector público y privado, desarrolle y difunda una MARCA PAÍS, un LOGO PAÍS, que de manera sencilla y atractiva nos relacione como un todo, identificando los productos, servicios y conceptos que generamos.


Y esa marca que identificará a los bienes como "Hechos en República Dominicana" deberá ser respaldada por la calidad del producto.


Los procesos de integración de las economías a escala mundial nos obliga a transformar las funciones de las instituciones del sector público involucradas en la actividad exportadora.De instituciones recaudadoras, como es el caso de la Dirección General de Aduanas, en el futuro próximo, las instituciones del sector público están obligadas a transformarse en organismos de apoyo al comercio internacional.


Los criterios de eficiencia y servicio al cliente que caracterizan al mundo de los negocios hoy día deberán ser la principal orientación en el cumplimiento de sus funciones.


Estoy Convencido de que la inserción competitiva de la República Dominicana en los mercados internacionales requiere de una mayor eficiencia administrativa de las instituciones públicas y privadas involucradas en el proceso de exportación.


En este sentido, he impartido instrucciones precisas al CEDOPEX para que en consenso con las demás instituciones, logren la implementación del Sistema Integrado de Ventanilla Única de Comercio Exterior.


Les aseguro que esta decisión ya ha sido tomada por el Gobierno y ahora sólo es cuestión de ejecutarla. De ninguna maneara podemos seguir suscribiendo acuerdos bilaterales y multilaterales que facilitan el ingreso de productos externos a nuestro territorio sin hacer lo propio con los trámites requeridos para facilitar el comercio de nuestra producción hacia el resto del mundo.


Por ello, compartimos la visión que hoy orienta a CEDOPEX, la cual busca posicionarse como una institución moderna en la facilitación del comercio, con la capacidad de ofrecer servicios de alta calidad y confianza a nuestros exportadores.


Estoy consciente, que hoy día, las grandes empresas son las mayores beneficiarias de los incentivos que otorga la Ley 84-99 de Reactivación y Fomento de las Exportaciones, ya que son las únicas con capacidad de planificar su producción y tener la posibilidad de acogerse al régimen de admisión temporal.


Las pequeñas y medianas empresas, al no contar con las mismas capacidades, quedan desamparadas de los beneficios que otorga la ley debido a la inobservancia de los dos instrumentos básicos que contempla esta Me refiero al reintegro de los derechos y gravámenes aduaneros y a la compensación simplificada de gravámenes.


Exportar impuestos nos resta competitividad. No recibir el reintegro le resta capital al exportador, le imposibilita modernizar sus operaciones, generar más empleos y crear nuevas riquezas.


La falta de aplicación de los beneficios otorgados a favor de los exportadores por la Ley 84-99 ha impedido la búsqueda de nuevos mercados que hagan sus operaciones más rentables y atractivas.


Hasta hoy eso era así. Alguien decía que el Estado no devuelve y yo hoy les vengo a mostrar que en nuestra administración el gobierno es el principal aliado del productor y exportador nacional.


Ustedes serán testigos del cumplimiento de mi compromiso de implementar el reintegro de los derechos y gravámenes aduaneros y del fin de la exportación de impuestos en la República Dominicana.


Hoy me complace hacer formal entrega de los certificados de compensación tributaria correspondientes a las empresas que se han acogido al régimen de reintegro.


Aquí están las empresas NESTLE DOMINICANA S.A., representada por el señor Norberto Romero, Gerente General, quien recibirá un certificado por valor de un millón 148 mil 493 pesos con 17 centavos y la empresa SELVA, S.A., representada por los señores Juan Vargas y Orlando Pichardo quienes recibirán un certificado por valor de 196 mil 936 pesos con 49 centavos.


Siempre he sido un abanderado del papel de la pequeña empresa en el progreso económico y la equidad social en países como el nuestro.


La experiencia de naciones tales como Italia, España, Francia, Dinamarca, Taiwán, Corea, Japón, Colombia, Costa Rica y Chile, ha mostrado que las PYMES desempeñan un papel importante en el desarrollo económico e industrial.


En Italia, por ejemplo, industrias líderes como la del calzado, descansan principalmente en pequeñas y medianas empresas.


El desarrollo del sector de las PYMES, constituye una prioridad del gobierno por la capacidad que tienen de generar empleos y divisas y por su enorme impacto en la reducción de la pobreza que aqueja a una parte importante de la población dominicana.


La integración de la economía mundial permite que las pequeñas empresas con capacidad para la innovación y la adopción de modelos industriales flexibles tengan oportunidades en nichos de mercados muy especializados. Este es el caso de la fabricación de partes electrónicas y mecánicas y la provisión de servicios basados en la telecomunicación y la informática.


Con este propósito el Gobierno está ofreciendo todo el apoyo al desarrollo del Parque Cibernético de las Américas. Les invito a conocerlo.


Aprovecho este encuentro para informales a todos los empresarios del sector exportador que el Banco Central, a través de DEFINPRO, dispone de 190 millones de pesos para el financiamiento de las pequeñas y medianas empresas dedicadas a la exportación. Finalmente Deseo referirme a las medidas que hemos puestos en práctica para facilitar y agilizar los trámites que requieren nuestros exportadores.


A la fecha podemos exhibir los siguientes logros en esta materia. Acceso al llenado y pago del formulario único de exportación de forma electrónica, el cual está disponible en elportal de Internet del CEDOPEX.


En cuanto a la implementación de la Ley 84-99 de Reactivación y Promoción de las Exportaciones se ha desarrollado un sistema que contempla los tres mecanismos que la ley establece y que como podrán comprobar, ya están en pleno funcionamiento.


Nos estamos refiriendo de manera específica a:


La Admisión Temporal para el Perfeccionamiento Activo;


El Reintegro de los Derechos y Gravámenes Aduaneros, y;


La Compensación Simplificada de los Derechos y Gravámenes. Como resultado de esta automatización, el registro y procesamiento de Fianzas, Liquidaciones, Facturas Comerciales y Productos y Materias Primas aprobadas para exportación por el CEDOPEX, reduce en un 70% eltiempo empleado hasta hace muy pocos días.


La tecnología de vanguardia, con la cual fueron desarrollados los sistemas de información que han automatizado la implementación de la Ley 84-99, permite al exportador monitorear sus expedientes desde la comodidad de su cada o empresa. Esto es una realidad a partir de hoy.


También, con la intención de involucrar al exportador, se han creado interfases amigables que permiten que estos puedan, a través del Internet, registrar en el banco de datos del CEDOPEX, sus fianzas, liquidaciones y facturas comerciales.


Además de estos logros, un importante proyecto pautado para entrar en vigencia el próximo año, es el llenado y pago de los Certificados de Origen a través de la ventanilla única.


También se ésta implantando un sistema de semáforo en la aduana, el cual, de forma aleatoria, determinará a que embarque revisar y la tramitación electrónica de los documentos de no-objeción requeridos, además del formulario único antes mencionado.


Otro punto crítico a mencionar es la exportación por los puntos fronterizos hacia la República de Haití, el cual es uno de los principales mercados de nuestro país.


En ese orden, estamos desarrollando una estrategia tecnológica eficiente y funcional que permita cuantificar qué y cuántos productos son exportados hacia Haití, mediante la implementación, en los 4 puntos fronterizos, de una Ventanilla Única Especial.


Con este sistema se normalizarán los procedimientos y agilización de los tramites requeridos en beneficio del exportador dominicano y del comprador haitiano.


Con la finalidad de agilizar los procedimientos internos, hemos instruido al CEDOPEX a establecer vínculos con instituciones gubernamentales productoras de informaciones útiles al proceso, tales como el INDOTEC, la Secretaría de Estado de Finanzas, la Dirección General de Impuestos Internos y de Aduanas, dando así los primeros pasos de lo que sería la aplicación de los avances de la informática y la electrónica a la gestión del Gobierno, el cual tiene entre sus objetivos evitar la duplicidad de tareas entre las instituciones estatales quesirven al exportador.


En este punto quiero detenerme para instruir a todas, óigase bien, a TODAS las dependencias gubernamentales vinculadas al comercio exterior: entre ellas la Dirección General de Aduanas, la Dirección General de Impuestos Internos, las autoridades portuarias y aeroportuarias, entre otras, a brindar todo el apoyo que requieran los exportadores nacionales.

 
El objetivo de todos debe ser CREAR UNA CULTURA EXPORTADORA EN LA REPÚBLICA DOMINICANA. Y para que no les quepa la menor duda de la firmeza de mi compromiso con este propósito y objetivo, estamos considerando declarar el año 2003 como Año Nacional de la Exportación.
Muchas gracias.

 

 

primi sui motori con e-max