primi sui motori con e-max

XI Asamblea de Ministros y Autoridades Máximas del Sector Vivienda y el Urbanismo de América Latina
17/10/2002

La vivienda en el desarrollo sostenible.

Discurso de apertura oficial del evento: palabras de bienvenida por el director general del Instituto Nacional de la Vivienda (INVI), ingeniero Juan Antonio Vargas Monción Distinguidos delegados de América, Latina, el Caribe, España y Portugal, amigos todos La preocupación por la situación de la vivienda en cada uno de nuestros países nos trae de nuevo a este foro,para que deliberemos sobre los esfuerzos que debemos realizar con el fin de trazar políticas, coordinar estrategias y efectuar acciones de conjunto, con miras a resolver los problemas regionales y locales que hemos detectado en cada uno de nuestros países, y a la vez tomar las iniciativas necesarias para lograr soluciones adecuadas a los mismos.


Bienvenidos a la República Dominicana. Les recibe un país cálido por su clima y acogedor temperamento de su gente. Deseamos que la estadía de ustedes aquí, durante estos cuatro días de debates y reflexión, sea una experiencia satisfactoria, no sólo porque se hayan sentido rodeados de un ambiente de cordialidad, sino también, porque al finalizar el evento, consideren que volverán a sus países con resultados para mostrar.


Esta Undécima (XI) Asamblea General de Ministros y Autoridades Máximas del Sector Vivienda y el Urbanismo de América Latina y el Caribe es, para las autoridades viviendistas de la República Dominicana, un verdadero estímulo en la ardua labor que nos hemos impuesto, precisamente en este momento estelar en que el Presidente de la República, ingeniero agrónomo Hipólito Mejía, reconociendo la importancia del sector vivienda, propicia una gran atención de su gobierno hacia éste, declarando el 2002 como "Año Nacional de la Vivienda" y formulando disposiciones que promueven la producción de soluciones habitacionales dirigidas a los sectores de menores ingresos y de la clase media.


Los países de América Latina y el Caribe tenemos muchas similitudes y quizás, en el manejo del sector vivienda, hemos tenido en el pasado fracasos y aciertos similares, por lo que en el presente y el futuro debemos tomar decisiones de conjunto para lograr mejores resultados. Hicimos diagnósticos y se detectaron problemas que intentamos solucionar, experimetando con distintas políticas y aplicando diversos programas habitacionales, algunos de los cuales han tenido éxito, y otros no. Basados en estas experiencias, nos hemos trazado un Plan de Acción Regional con objetivos generales que todos conocemos y que tomaremos en consideración cuandotratemos el tema central que nos hemos propuesto debatir en esta Undécima (XI) Asamblea: La vivienda en el desarrollo sostenible.


Para la mayoría de nuestros países no resulta fácil imaginar un desarrollo sostenible del sector vivienda, puesto que enfrentamos dificultades comunes, como la emigración del hombre del campo a la ciudad, lo que ligado a la falta de titularidad de la tierra, contribuye a crear una enorme cantidad de barrios marginados con las correspondientes repercusiones sociales. Estamos en un momento del desarrollo de nuestros países, en que se hace necesario que nuestros economistas consideren a la vivienda como un sector dinamizador del desarrolloeconómico, ya que el mismo contribuye grandemente a la creación de puestos de trabajo y es, a la vez, un eficaz reductor de pobreza. Este dinamizador debe ser uno de los renglones más importantes de la economía nacional, y concebirse dentro de una política habitacional, integral y continua, en donde podamos armonizar los criterios sobre la vivienda de todos los sectores de la población, incentivando al sector privado para que, además de invertir en las viviendas de las clases alta y media, también lo haga en las de la clase media baja, donde, hasta ahora, no llega el financiamiento, y logrando que el Gobierno invierta en las soluciones habitacionales de los sectores de menores ingresos. Nuestros gobiernos deben hacer conciencia de estas realidades, poniendo en práctica políticas de viviendas armonizadoras y coherentes porque sólo de esta forma podremos hablar de sosteniblidad en el sector de la vivienda.


Teniendo en mente las múltiples posibilidades de la vivienda en el desarrollo sostenible, les invito, pues, a discutir las líneas temáticas que han sido puestas para esta Décimoprimera (XI) Asamblea. Estas son:


Los asentamientos humanos y el desarrollo sostenible.


La vivienda en el contexto de los asentamientos humanos.


Las políticas habitacionales en un contexto de desarrollo sostenible.


La colaboración internacional.


Para cada una de estas líneas temáticas hay una diversidad de subtemas sobre los cuales debemos reflexionar y que son. Prácticamente, imposible de agotar, puesto que su continuidad en el tiempo nos obliga a seguirlos y a enriquecerlos con las experiencias. Varios de estos subtemas ya se han tratado internamente en mucho de nuestros países.


En la República Dominicana se aprobó recientemente la Política Nacional de Desarrollo y Ordenamiento Territorial Urbano con la cual se organiza el proceso de crecimiento de nuestras ciudades, con usos de suelo debidamente aplicados en terrenos con vocación urbana.


Desde hace más de un año, el sector público de la vivienda está integrada al Programa de Lucha Contra la Pobreza, en la que figura de manera prominente el Programa de Mejoramiento de Viviendas dirigido a los sectores de menores ingresos de la población.


Nos interesa en extremo el subtema de la vulnerabilidad, la prevención y la mitigación de los desastres naturales, específicamente, de aquellos provocados por huracanes, a los cuales estamos tan propensos en la zona donde nos encontramos. Experiencias catastróficas recientes en nuestro país, han hecho que tomemos muy en serio la organización de la población en el momento de la llegada del meteoro, y la aplicación de los mecanismos institucionales para ponerlas en práctica y se promulgó la "Ley de Desastres" que rige estas situaciones cíclicas.


Sin embargo, prevenir la destrucción masiva de viviendas y proveer de viviendas a las familias damnificadas son dos problemas que aún estamos en proceso de solucionar, por lo que deseamos oír las medidas que ustedes han tomado al respecto.


Debemos también considerar que las recomendaciones de esta Décimoprimera (XI) Asamblea servirán de plataforma para que los jefes de Estado y de Gobierno de 21 países traten el reglón de la vivienda en la Duodécima (XII) Cumbre Iberoamericana, que se realizará el 15 y el 16 de noviembre próximo, y que tiene como tema: turismo, medio ambiente y desarrollo sostenible.


La República Dominicana, sede de la Cumbre, escogió estos temas por razones atendibles en base a sus necesidades y prioridades.


El turismo, junto con las remesas de dominicanos establecidos en países desarrollados, las telecomunicaciones y el ensamblaje de piezas en zonas francas, es la base actual de la producción de moneda fuerte de nuestro país, que, en las últimas décadas, cambió radicalmente de una economía de exportación a una de servicios. En todos los diagnósticos que se han preparado sobre la situación turística actual, sale a relucir el problema de lacontaminación ambiental y visual fomentada por la falta de planificación territorial urbana de nuestras ciudades y de nuestros parajes, que permite la construcción de asentamientos de familias pobres cercanos a los establecimientos turísticos. Conviene que entendamos que este problema habitacional existe y que debemos enfrentarlo, buscando soluciones que sean satisfactorias tanto para el inversionista en instalaciones turísticas, como para las familias de bajos ingresos que desean aprovechar el movimiento económico que se crea alrededor de éstas.


En cuanto al medio ambiente, la República Dominicana está sujeta a que en corto tiempo, vastas áreas de su territorio se conviertan en desiertos si no ponemos coto a la desarbolización de las cuencas hidrográficas y no tomamos medidas contra vandalismos que afectan los ecosistemas existentes, perpetrados por ciudadanos comunes que mantienen una economía familiar de "tumba" para fortalecer sus magras entradas o por empresas cuyos negocios se basan en los productos de la tierra que la alteran por obligación. Ha sido también una práctica constante la ocupación indiscriminada de territorios para realizar asentamientos poblacionales que debieron protegerse para que sirvieran de equilibrio entre la ocupación territorial del hombre y las áreas agrestes necesarias para el mantenimiento de los elementos esenciales de la naturaleza.


En cuanto al desarrollo sostenible, es una ambición de todos nuestros pueblos lograrlo de una manera u otra. La República Dominicana tiene la satisfacción de presentar, desde hace varios lustros, un índice macroeconómico sostenible, que, si embargo, no ha sido suficiente para que los ciudadanos sientan que nos encaminamos hacia la prosperidad y el desarrollo. El equilibrio entre la macro y la microeconomía es un tema que debe tratarse entre nosotros para el logro de un desarrollo sostenible, del cual sería parte, por supuesto, el desarrollo sostenible de la vivienda.


Distinguidos delegados de América Latina, el Caribe, España y Portugal, amigos todos, termino como comencé, dándoles la bienvenida a nuestro país. Que Dios nos guíe estos momentos de ansiosa expectativa, en que estamos obligados a ubicarnos en un mundo globalizado que no siempre es amable con los países emergentes.

 
Muchas gracias.

 

 

primi sui motori con e-max